Perdonar para Prosperar

Perdonar para Prosperar

El Perdón podríamos describirlo como el ayuno mental de actitudes negativas que nos lleva a sanar nuestra mente en error y como consecuencias natural a resolver todos nuestros asuntos temporales. El Perdón es una etapa fundamental en el proceso de desenvolvernos espiritualmente, sanando nuestra personalidad egoísta para pasar de seres humanos, a manifestarnos como seres divinos, poderosos, inocentes, sabios, amorosos, gozosos, pacíficos y abundantes

En el proceso de perdonar, desatamos la unión de dos personalidades egoístas, para vivir en la unión del Amor de Dios en nosotros, donde reconocemos nuestra verdadera identidad de seres Superiores Divinos, y la verdadera identidad de nuestros hermanos. Cuando reconocemos quienes somos, ocurre una liberación interna emocional porque descubrimos que no necesitamos al otro para nosotros ser totalmente felices y prósperos, porque realmente Dios en nosotros es nuestra Fuente de Amor, Felicidad y Prosperidad.

Reconocer que nosotros y nuestros seres amados, tenemos la capacidad de resolver nuestras vidas. No importa cuán grande nos parezca el conflicto, es parte del proceso de perdonar. Es aquí donde soltamos el control para que Dios en nosotros y en ellos actúe. Haz la siguiente afirmación: “Aquí y Ahora yo te suelto y te dejo ir para mi propio bienestar y el tuyo. Yo te amo sin condiciones y te permito vivir como tú quieras, reconociendo que Dios en ti te guiará siempre, en la forma correcta aunque yo no la entienda.

Yo te doy libertad total de hacer como tú quieras, y me la doy a mi mismo. Yo ya no quiero que tú seas ni hagas como yo quiero. Yo confío totalmente en Dios en ti” Esta declaración de libertad es muy importante en todas las relaciones, sobre todo en la relación de pareja y en la relación de padres e hijos, donde el querer controlar al otro por miedo, no les permite a ninguno desarrollarse y crecer.

Cuando soltamos, es importante comenzar el proceso de perdonar a todo el mundo, perdonar todas las experiencias pasadas y perdonarnos a nosotros mismos. Los agravios, resentimientos y sentimientos de culpa, la condenación y la ira, son agentes que retrasan el proceso de prosperar. Estas actitudes nos atan a los conflictos y problemas que parecen ser externos pero, que en realidad son internos, espirituales. Emett Fox dice: “Cuando guardas resentimientos hacia alguien, estás atado a esa persona por un eslabón cósmico, una fortísima cadena mental. Estás atado con una atadura cósmica a aquello que tú odias.

Aquella persona en el mundo que más te disguste, es la misma a la cual te estás atando con un gancho más fuerte que el acero”

Afirmación del Perdón: Yo………. ……quiero perdonar a todo el mundo.

Yo………. ……quiero perdonar todas mis experiencias de mi pasado.

Yo ………… ….quiero perdonarme a mi mismo.

Yo………. ……perdono total y libremente.

Yo suelto y dejo ir para que Dios en mí y en mis hermanos actúe.

Yo le entrego a Dios en mí todos mis odios, agravios, resentimientos, sentimientos de culpa, críticas, ira para que sean transformados en el Amor perdonador de Dios en mí, sean sanados todos mis pensamientos en error que me mantienen en el miedo y que no me permiten prosperar. El Perdón es la clave de la felicidad y de la Prosperidad.

El Perdón nos lleva a conectarnos con el Poder sanador del Amor Incondicional de Dios en nosotros. Perdonando y soltando, me hago próspero y mi mente se abre al bienestar y la Abundancia que son míos por derecho de conciencia.

Gracias Dios en mí por tu Amor perdonador y prosperador.

Ejercicio del Perdón Relájate….. respira profundamente varias veces, exhalando con lentitud…. ..cierra tus ojos…….. sosiega tu mente……. …..vacíala de todo pensamiento. …….

Revisa en tu mente tus relaciones y selecciona una en la que te sientas mas vulnerable al dolor y al sufrimiento. Pausa Ahora reconoce que solamente tu mismo puedes perjudicarte con tus propios pensamientos… No hay en el mundo otra cosa que pueda hacerte daño que no sean tus propios pensamientos.

Pausa Ahora…… repite para tu interior: Yo………. ……… ……, estoy decidido a no volver a atacarme a mi mismo.

Visualiza a la persona a quien quieres perdonar. Repite su nombre y dile, imaginariamente:

Yo decido experimentar solamente Amor en lugar de dolor en mi relación contigo, Aquí y Ahora.

Pausa Larga

Ahora por un momento deja ir la falsa creencia de que alguien tiene el poder de hacerte daño. En lugar de eso dile a esa persona que has creído que te amenaza, lo siguiente: Yo te veo unida a mí en la Luz sanadora del Amor de Dios.

Pausa Ahora, reafirma que estás dispuesto a ver solamente la divinidad en toda persona que te encuentras hoy. Imagínate que estas usando un filtro de Amor sobre tus oídos. Abre tu corazón para que veas y escuches solamente rostros y palabras amorosas.

Pausa Si sientes que tu Paz Interior está bajo amenaza en una relación hoy, repite para tu interior, utilizando el nombre de esa persona

“Yo no voy a utilizarte para bloquear mi Conciencia de que Dios está presente en la vida tuya y en la mía”.

Pausa Tres veces al día, durante la próxima semana, repetirás la siguiente afirmación:

“Como estoy rodeado y protegido por el Amor de Dios, yo………. ……..decido en este Instante Santo no seguir haciéndome daño a mi mismo”.

Yo………. ……..perdono a todo el mundo.

Yo………. ……..perdono todas mis experiencias de vidas pasadas totalmente.

Yo………. ……..me perdono a mi mismo totalmente.

Yo………. ……..le entrego al Espíritu Santo en mí todo aquello que aún me queda por perdonar en mi mente inconsciente.

Yo………. …..le entrego al Espíritu Santo en mí todos los errores que quedan aún en mi inconsciente, para que sean corregidos en el Amor de Dios, y mi mente sea totalmente transformada al Amor, y todas las consecuencias de mis errores san sanadas.

(Source: sertirmejor.wordpress.com)

A %d blogueros les gusta esto: