Resiliencia Emocional  – Tip de Felicidad – 16 disculpas que nunca recibiste y que te hicieron ser más fuerte –

Resiliencia Emocional  – Tip de Felicidad – 16 disculpas que nunca recibiste y que te hicieron ser más fuerte –

 

Felicidad personal o felicidad Organizacional tiene algo en común y es la inteligencia emocional, comunicación asertiva y resiliencia.

El ser humano tiene tendencia a sentirse herido o resentido por circunstancias en las cuales piensa que perdió o fue menos preciado o poco valorado.

El dolor y el resentimiento emocional o profesional “complejo del impostor” es el resultado de la falta de gestión emocional a partir del proceso personal de elevación de conciencia, y sin este procesos el liderazgo, proactividad y felicidad verdadera, no queda más que una vida de frustración, oscuridad y dolor.

Siempre he pensando que acerca de que las personas esperan una carta de la vida de D-os o alguien que les resuelva su falta de gestión emocional. Puede sonar duro lo que escribo pero es más fácil por ley de menor esfuerzo hacer responsable a los demás que asumir la responsabilidad por mis resultados.

Sin embargo y solo por esta vez … 😉 compartiré una carta de un desconocido para ti , donde entenderás que todo esto solo tiene el propósito de hacerte más fuerte y enseñarte todo aquello que necesitas para lograr alcanzar tus sueños y tu felicidad.

Recibe y sana con estas disculpas, tomalas para ti y ahora avanza.

16 disculpas que nunca recibiste y que te hicieron ser más fuerte:1. “Disculpa por haberte hecho bullying todos esos años”.

2. “Disculpa por haber fingido ser tu amigo“.

3. “Disculpa por nunca demostrarte cuánto te amaba“.

4. “Disculpa por nunca haber respondido ese mensaje de texto“.

5. “Disculpa por no haberme molestado en seguir en contacto“.

6. “Disculpa haber huido y haber roto tu corazón”.

7. “Disculpa que permití que nos alejáramos“.

8. “Disculpa por haberme olvidado de ti“.

9. “Disculpa haber hecho promesas que nunca pensé cumplir”.

1o. “Disculpa por no haberte respetado“.

11. “Disculpa por no haber creído en tus sueños“.

12. “Disculpa por haber dejado de amarte y haber roto tu corazón”

.13. “Disculpa por no poder perdonarte“.

14. “Disculpa por haberte hecho sentir insignificante“.

15. “Disculpa por no haber luchado más por nuestro amor”.

16. “Disculpa por haberte engañado y no haber pensado en cuánto sufrirías“.

Felicidad como modelo de Negocio !

Felicidad como modelo de Negocio !

El Coaching de Felicidad es una visión y acompañamiento orientando a lograr la realización personal a travez del balance personal entre la placer simples de la vida, el cumplimiento de metas y sueños y la construcción de un legado que perdure mas allá de la existencia personal, teniendo en cuenta que en esto se basan los deseos fundamentales del hombres.

La gestión personal del Liderazgo y la felicidad utiliza herramientas de construcción orientadas en resultados efectivos desde el futuro y lo que realmente te permite la felicidad duradera resolviendo hacia atrás todas las actitudes limitantes y creencias que no permiten al individuo superarse a si mismo ni enfocar en su propia felicidad.

Sencillamente el coach de Felicidad es un facilitador que le permite y ayuda  conectar el futuro, el presente y el pasado en un solo sentido y le permite mayor entendimiento y liberación absoluta de todo el potencial del ser.

En el Concepto Felicidad corporativa, Coach de felicidad, no motiva la emoción positiva de los empleados para que tengan resultados, esta practica no es sostenible, ya que la motivación externa es pasajera.  La estrategia de felicidad Corporativa es influir toda una organización a tener un sueño y hacerlo realidad, a pesar de todo.!

Soy Coach de Felicidad para empresas y personas que desean mejorar sus resultados, ser mas felices, prósperos, Productivos y lograr mas vender.

Steeve Riaño

10 Decisiones que no te dejaran ser feliz. Cual es la tuya ? Tip Coach de Felicidad

10 Decisiones que no te dejaran ser feliz. Cual es la tuya ? Tip Coach de Felicidad

Estas opciones pueden marcar tu aventura emprendedora, evítalas y deja atrás el miedo de experimentar cosas nuevas.

La perspectiva es algo chistoso. Si ves hacia adelante, el camino parecerá algo incierto y el futuro impredecible. Si ves hacia atrás verás que todos los puntos parecen conectarse, excepto los que marcan las decisiones y riesgos que no tomaste. Aquí hay 10 elecciones que algún día te arrepentirás de haber tomado:

1. Elegir el dolor del arrepentimiento sobre el de la disciplina. Las peores palabras que puedes decir son: “si yo hubiera…” Piensa en todas las cosas que te gustaría haber hecho pero no pudiste.

¿Qué hiciste en lugar de eso? Piensa en esa cosa que has soñado con hacer desde hace 5 ó 10 años pero que no has podido y medita lo bien que te sentirías si lo hubieras logrado.

Comenzando hoy, haz lo que deseas y en 5 ó 10 años cuando lo recuerdes no te arrepentirás. Seguro será difícil y doloroso pero no tanto cuando veas al pasado y no sepas qué pudo haber pasado.

2. Elegir no ser valiente. Ser valiente no significa que no tienes miedo, de hecho es lo opuesto. El coraje sin pensamiento o significado es imprudencia. La gente valiente simplemente ha encontrado algo que importa más que el miedo.

Digamos que tienes pavor de iniciar un negocio, encuentra una razón que te motive más: crear un mejor futuro para tu familia, querer hacer una diferencia o esperar por una vida más gratificante y plena. Una vez que encuentres el gran significado, también hallarás el coraje. No veas el miedo como algo que debas encoger, sino algo que tienes que superar.

3. Elegir no decir “lo haré”. Una vez un jefe me pidió algo que parecía imposible. Yo dije “está bien, lo intentaré”. Me dijo que no importaba, mientras no renunciara, lo terminaría. No importa tratar, la persistencia es lo que realmente hace una diferencia.

Muchas veces decimos “lo intentaré” porque eso nos da una salida. Nuestros egos e identidades no están en riesgo pues al final sólo estamos “tratando”. Cuando digas “¡lo haré!” tu perspectiva cambiará. Lo que antes parecía insuperable no es cuestión de suerte, sino del tiempo, esfuerzo y persistencia. Cuando lo que haces realmente importa, no digas “lo intentaré”, di “lo haré” y luego querrás cumplir esa promesa.

4. Elegir no tomar las oportunidades. Tal vez nunca elabores el plan de negocios perfecto o encuentres a los socios o mercado ideales, pero sí puedes hallar un gran momento para comenzar, porque ese instante es ahora.

El talento, la experiencia y las conexiones son importantes, pero si te esfuerzas en todas las cosas nuevas, algo debe funcionar. Además, después de que aprovechas suficientes oportunidades, con el tiempo te volverás más habilidoso y experimentado.

5. Elegir no moverte. La familiaridad crea comodidad, pero ésta es el enemigo del progreso. Si tienes una gran oportunidad y lo único que te detiene es el pensamiento de moverte, muévete. Si quieres estar más cerca de tu familia o amigos y lo único deteniéndote es la idea de moverte ¡hazlo! Si quieres ser más cercano a la gente que piensa y actúa como tú, ¡hazlo! No te preocupes, pronto encontrarás nuevos lugares a los que puedas ir, desarrollarás nuevas rutinas, tendrás nuevos amigos y una buena perspectiva de la vida.

6. Elegir no dejar ir las cosas. La amargura, el resentimiento y envidia son como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera. Tú eres el único que pierde. La vida es muy corta como para guardar rencores. Deja ir esos sentimientos y gasta tu energía en apreciar a los individuos que amas.

7. Elegir no disculparte. Todos cometemos errores, así que hay cosas por las que debemos disculparnos: palabras, acciones omisiones, entre otras. Trágate tu miedo u orgullo y pide perdón. Después ayudarás a la otra persona a librarse del resentimiento para empezar de nuevo.

8. Elegir no usar tus planes de respaldo. Éstos pueden ayudarte a dormir mejor y darte una salida cuando las cosas se pongan difíciles. Si de alguna manera pasa lo peor (aunque lo “peor” nunca es tan malo como piensas) confía en que encontrarás una forma de recuperarte. Mientras sigas trabajando duro y aprendas de tus errores, siempre podrás.

9. Elegir ser orgulloso. No seas tan orgulloso como para admitir que cometiste un error, tampoco como para tener sueños grandes o pedir ayuda a otras personas. No tengas miedo de aprovechar una oportunidad y caerte, levántate y sigue adelante.

10. Elegir que no te importe. El rechazo, la tristeza y el fracaso duelen. ¿Qué puedes hacer? Si decides que no te importa, no saldrás lastimado. Pero después nunca llegarás a experimentar la emoción de la conexión, la felicidad y el éxito.

Escoge seguir en el juego y que te importe.

(Source: entrepreneur.com)

Sabes como se mide y se enseña felicidad ??

Sabes como se mide y se enseña felicidad ??

“La felicidad se puede medir y se puede enseñar”

Lágrimas de Seligman

Pasó de estudiar la depresión a investigar las bases, tanto psicológicas como neurológicas, del bienestar y la felicidad y cómo conquistarlas estimulando las fortalezas y virtudes humanas. Tiene varios libros publicados y un interesante test que está colgado en la red: Cuestionario VIA de Fortalezas Personales. Dirige el Centro de Psicología Positiva Penn (Universidad de Pensilvania) e imparte el máster Penn del programa de Psicología Positiva Aplicada. Me sorprende cuando al final de la entrevista, al explicarme que somos los humanos los que crearemos a Dios y que todo se resume a luz, estalla en llanto. Ha venido a Barcelona a dar un talleral equipo directivo de Bioibérica sobre cómo conquistar el bienestar.

Qué le llevó a estudiar las fortalezas humanas?

Cuando me nombraron presidente de la Asociación Americana de Psicología me propuse hacer bien mi trabajo y me dediqué a preguntar por el mundo qué hacíamos bien y qué hacíamos mal los psicólogos.

Eso es curioso, humilde e inteligente.

Descubrí que investigar y tratar los aspectos negativos y patológicos del ser humano (la ansiedad, el estrés, la depresión, el suicidio, las adicciones…) sabemos hacerlo muy bien; pero nadie se ocupaba de los aspectos positivos, de manera que la psicología no explicaba a la gente cómo llevar una buena vida.

De eso se encargaron algunos filósofos.

…Y no se trata de mostrar a la gente cómo no estar deprimido, no enfadarse o no tener ansiedad, sino de enseñarle a ser feliz. Me propuse estudiar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad; y las fortalezas y virtudes humanas, todo dentro del marco de la ciencia.

¿A qué conclusiones ha llegado?

Que las emociones positivas, la calidad de las relaciones, en definitiva, la felicidad, se pueden medir y se pueden enseñar.

Pero uno tiene su carácter.

Se puede cambiar. Yo era un pesimista depresivo y he aprendido a ser optimista y alegre.

Pues cuénteme cómo.

Si analizamos las estadísticas de violencia, riqueza real, sanidad, educación, no hemos hecho más que progresar. La queja sobre el mundo en el que vivimos hay que repensarla, y en la vida personal hay que cambiar de actitud.

Sin señalar lo negativo, ¿cómo lo mejoras?

Supongamos que identificando los aspectos negativos de un paciente la psicoterapia consigue sacarlo de su pozo (lo que sólo ocurre en el 65% de los casos), es decir, que pase de menos diez a cero; pero así no se consigue que sea feliz.

Eso es mucho pedir.

Las habilidades (optimismo, templanza, coraje, humanidad, autoestima, gratitud…) están por encima de cero. Potenciar nuestras fortalezas es una forma de potenciar el bienestar.

¿Cómo lo hizo usted?

Durante veinte años investigué el pesimismo. Pero personalmente, cuando me sorprendía pensando de manera negativa, reconocía esos pensamientos pesimistas y buscaba argumentos realistas que los desmontaran.

¿Hay que discutir con uno mismo?

Sí, hasta desmontar la negatividad. Luego, para alcanzar el bienestar, hay que centrarse en cómo potenciar y desarrollar aquellas áreas en las que eres bueno en lugar de dedicarte a la prevención de lo problemático.

Aplíquelo, por ejemplo, a la depresión.

Las investigaciones demuestran excelentes resultados con la estimulación de emociones positivas como la alegría, la esperanza o la ilusión.

¿Hay pruebas científicas?

Muchísimas. Hemos demostrado que esas fortalezas humanas que se pueden aprender son eficaces barreras del trastorno mental. Y los estudios muestran que el optimismo tiene un efecto directo sobre nuestra respuesta inmune.

Deme un ejemplo.

En EE.UU. hemos medido condado a condado el pesimismo, la infelicidad y el aburrimiento; y resultan ser predictores mucho más eficaces de los infartos que la etnia, los ingresos, la educación, el sedentarismo o la obesidad.

Increíble.

Preocupados por la alta tasa de estrés postraumático en el ejército norteamericano (5%), me encargaron un estudio y un plan de choque. Y de nuevo el principal predictor no resultó ser la intensidad o crudeza del combate, es decir, el trauma en sí, sino el hecho de ser una persona catastrofista, que aumenta un 30% el riesgo de tener estrés postraumático.

Deme una pequeña herramienta.

Hay 24 virtudes que trabajar, pero, por ejemplo, en las relaciones es fundamental pasar de una actitud constructiva pasiva (“¡Felicidades por tu discurso!”) a la constructiva activa (“¿En qué momento te aplaudieron?”, ¿Qué dijiste?”, “¿Qué fue lo más emocionante?”…).

Eso sí es empatía.

La psicología siempre ha considerado que los motivos de la tristeza, la depresión o la ansiedad venían de fuera, pero hoy sabemos que dependen de lo que tú piensas sobre lo que te ha acontecido, eso es lo que genera el sentimiento.

Una cosa es lo que pasa fuera y te afecta, y otra, la falta de autoestima.

Es el mismo proceso, por eso en muchas escuelas de Estados Unidos enseñamos a los niños las habilidades del optimismo y hacemos un seguimiento en la pubertad, así hemos conseguido reducir a la mitad la tasa de depresiones.

¿Todo pasa por el raciocinio?

Yo trabajo sobre las estructuras cerebrales, ¡y estamos haciendo avances increíbles en neurociencias! Dentro de un mes se publicará un avance importantísimo sobre la indefensión aprendida (la sensación subjetiva de que no podemos hacer nada ante una situación). Steve Miller ha encontrado los circuitos cerebrales que la activan y desactivan. Yo los llamo los circuitos de la esperanza, podremos desactivar la depresión.

¿Cuáles son los elementos esenciales que pueden elevar el grado de felicidad?

Aumentar las relaciones y las emociones positivas, el compromiso (poner en práctica las fortalezas personales), el sentido y el logro (establecer metas que nos motiven a conseguirlas).

(Source: lavanguardia.com)

A %d blogueros les gusta esto: